Jorge Paredes Romero escribe en Facebook

Los comentarios que publicamos en Facebook


 

website counter widget

 
 

Las revoluciones son una respuesta del pueblo al abuso

(Tienen que leer todo el artículo para comprenderlo bien, no vayan a decir que fomento el terrorismo)


 
Lo que voy a escribir es probable ocasione un debate, espero que no y solamente den opiniones
 
 
Lo cierto es que yo sí puedo decir con toda seguridad, lo que pueda significar la existencia del llamado terrorismo en Perú, porque el tal terrorismo empezó por el gobierno y es además el comportamiento del país que dice ser la cuna de la democracia, o por lo menos los defensores de la democracia, sin embargo son los terroristas más descarnados que podamos conocer, derrumban torres, asesinan a sus ciudadanos y luego arremeten contra otros, a quienes culparon indebidamente.
 
Pero lo que es llamado terrorismo en nuestro país, no es sino la suma de peruanos que cansados del abuso de los llamados “demócratas”, se han reunido alrededor de líderes y se han armado buscando una solución y un cambio a este estado de cosas, del abuso de la corrupción y desgobierno,  esa es la interpretación que yo le doy ¡están hartos de todo esto! Y la verdad yo también estoy harto… ya que todos los días veo como los que tienen medios de comunicación se burlan del pueblo, como los que tienen panaderías siguen vendiendo engrudo horneado, cómo los que tienen bancos cobran intereses hasta por tener un pequeño ahorro en su banco, diciendo que son gastos administrativos y hasta por cobrar en otra localidad, harto de ver como los que están uniformados abusan y patean al pobre ciudadano en las calles y no pasa nada, como estos uniformados abusan de su posición, disparan al ciudadano amparados en la ley 30151 y pues dicen que iban a ser agredidos y que el hombre tenía arma, sencillamente armas que le son sembradas al cadáver, pruebas de ello hay filmadas.
 
 
Y estamos hartos de la educación falsa que dan a nuestros hijos y como somos engañados en algunos institutos, en donde se han formado mafias que se enriquecen de la falta de control; hartos de cómo nos engañan en los hospitales con pastillitas de colores, de cómo nos han congelado las pensiones a todos los viejitos y viudas, a huérfanos y personas con discapacidad, de cómo creen que con 850 debe vivir toda una familia, estamos hartos de ver como los jueces se burlan de los pobres y sonríen a los ricos, a los que les fabrican sentencias; hartos de ver como los del legislativo se burlan y los del ejecutivo mientras tanto, van realizando concordatos con los dueños de intereses, hartos de ver como las AFP siguen colectando ahorros del trabajador peruano, es decir hartos de cómo se aprovechan de haber sido elegidos algunos personajes y lo único que hacen es robar y ayudar al saqueador porque esa es la verdad.
 
Hartos de ver policías en las carreteras colectando dinero, deteniendo vehículos a los que por cualquier motivo los asustan y les sacan dineros de la manera más descarada e indigna y es algo que yo he visto desde la ventana de mi casa, como lo realizan en la esquina de mi casa, de modo que es algo que he visto no que me han dicho y harto de saber de la producción que pide el comisario a sus policías al salir estos de ronda por las calles, ronda dedicada a cualquier cosa menos a velar por la seguridad del ciudadano.
 
Estamos hartos de como utilizan los dineros del estado para formar los grupos de apoyo publicitario llamados ”portátiles” y lo hacen creando programas sociales innecesarios, en vez de dar solución a esos problemas con una profilaxis social adecuada y si van a organizar programas sociales, estos deberían ser debidamente focalizados y no con ellos crear gente ociosa, mantenida y dedicada a vegetar, como lirones y perezoso acostumbrándose a recibir esos cien soles y con ello comportarse de manera indigna, dócil y dependiente, porque esa es la finalidad del Sistema, de transformar a nuestra gente, haciéndoles perder autoestima y dignidad, yendo cada mes a las ventanillas a cobrar sus cheques, que les hará sentirse protegidas, cuando en realidad los han transformado en gente dependiente, lista para acudir a los llamados como “portátiles”, porque se convirtieron en siervos de los ladrones.
 
Hay un pero muy inmenso: Pero, ¿Quiénes son los primeros terroristas? No son aquellos que arremeten contra pueblos lejanos y fomentan las guerrillas, las arman y luego las utilizan? ¿como lo hicieron en Libia para luego asesinar a Muamar el Gadafi? Todo porque ese tipo de gobierno no les convenía y porque lo dijo en un discurso en la ONU?  Y no son terroristas aquellos que de pronto aparecen en tu casa e ingresan abusando de su fuerzas y armas y detienen a quien se les antoja y se lo llevan para luego desaparecerlo, porque lo asesinaron y quemaron para desparecerlo? ¿Cómo llamar a eso que vienen practicando desde hace tantos años los uniformados en Perú? ¿Y acaso el pueblo debe soportarlo y tolerarlo sin decir “ni chus ni mus”?
 
La verdad es que cada país si fuera gobernando de manera independiente, libre soberana y sin presión foránea administrara honradamente sus riquezas, tendría dinero de sobra. Empezando por el oro, que sería la base de la economía, es un mineral que en Perú existe en cantidades inmensas, si solo consideramos todo lo que ha sido extraído, si nos dejamos llevar por las pobres estadísticas que nos dan y dicen que promedio se extrae de Perú 200 toneladas anuales, digamos 100, ¿se imaginan cuánto se han llevado en 484 años? Saquen la cuenta, pero la verdad es que de Perú han salido decenas de miles de toneladas de oro, que han ido a parar a las bóvedas de extraños y Perú apenas tiene 35 toneladas en su reserva, es una risa, una burla
 
Yo creo, estoy seguro de ello, porque lo viví allá por los inicios de los años setenta, cuando todavía no se hablaba de Sendero Luminoso, y lo digo porque yo fui, si se puede de alguna manera decir, captado por ellos para recibir adoctrinamiento, no pude asistir a muchas reuniones, debido a que otras temas me absorbían más, escribir un ensayo que después fue publicado y también me trajo problemas, porque luego vino “el accidente” que me alejo del todo del claustro universitario, me refiero a la Universidad Nacional “San Agustín” de Arequipa, quedé paralizado y ahora solo me valgo de mis brazos, pero saco provecho porque escribo Si ciertamente no camino estoy casi permanentemente en cama leo y escribo y me comunico con políticos, líderes y gente del pueblo y también amistades de todo el mundo.
 
Pero también si puedo dar fe del sentimiento que existía entre los estudiantes universitarios en los años 70, era una sensación de impotencia ante la injusticia reinante, estoy hablando de los días del gobierno de Velasco Alvarado, de cuando un señor Artola imponía su voluntad.
 
Dice un periodista que Armando Artola era un militar de esos que pensaban que todo se arregla con la fuerza, con la prepotencia, con el carajeo, con el insulto y no dejaba de ser el abusivo de la dictadura del general Juan Velasco Alvarado.
Artola se burlaba de los policías, abofeteó a uno de ellos y se enfrentó a la Iglesia. Le hacía sombra al dictador Velasco y la cúpula militar de entonces decidió retirarlo del cargo y lo dejó en la calle.
Solo fue vencido por la iglesia, luego de hacer detener al cura Bambaren, tuvo que pedir disculpas y retirarse.
 
Lo cierto es que la injusticia ha reinado en nuestro país por largos siglos, quizá nunca hubo justicia plena, siempre la injusticia social ha reinado y jamás se ha dado equidad en implantar justicia, siempre ha reinado el abuso, la explotación, la usurpación, el llanto de viudas, por injustas muertes, asesinatos de líderes, periodistas y dirigentes, que han levantado su voz en protesta justamente por las injusticias por gente asesinada por una pequeña deuda como fue el caso de Fidel Flores Vásquez el 30 de octubre del 2014 por una deuda de mil quinientos dólares ¡Dios mío! Por una bicoca de dinero un hombre es fríamente asesinado? Y por orden judicial?
 
 
Yo soy consciente de todo ello lo he vivido desde niño, siempre he tenido a las injusticias presentes en todo momento, de modo que puedo asegurar que esas injusticias han sido el causal por el cual ha surgido la guerrilla, y el porqué muchos jóvenes como yo en ese entonces, se unieron a los líderes de la guerrilla, a jóvenes líderes que eran émulos de Javier Heraud y supieron enfrentar a las llamadas fuerzas del orden, que a mi juicio tampoco son tal, son simplemente la guardia pretoriana encargada de proteger al abusador, no es otra cosa y terminan siendo ellos mismos, uniformados abusivos, también lo he disfrutado y peor aun los hay corruptos y delincuentes y eso es peor, pero creo que en algún momento podrían reaccionar ¿Qué sucederá entonces?
 
 
Si podemos dar una causa para que aparezca la protesta revolucionaria, diríamos que s solo tomamos en cuenta el abuso del empresario es suficiente, pero si considerásemos los abusos del militar, del gobernante, que se inclinan siempre a favor de los ricos, de los poderosos, de aquellos que financian sus campañas electorales y permiten que tengan cargos, para después ponerlos al servicio de sus financistas, jamás los políticos defenderán al pueblo, quizá uno que otro haga algunos intentos por dar esa imagen, pero al final siempre terminarán, favoreciendo al poderoso, porque es con ellos con los que alternan en fiestas, es con ellos con los que comparte escenarios y libaciones entonces debieran ya haberse levantado mil revoluciones.
 
 Entonces no podemos tampoco negarle valor y crédito, a quienes murieron defendiendo una causa que consideraron siempre justa, la causa de los pobres, de los desfavorecidos, de los abandonados, de los que son desplazados de trabajos, de los que siempre terminan siendo abusados.
 
 
Yo me inclino siempre por ser un insurgente al amparo de la constitución y de ello no podrán culparme, ya que constitucionalmente insurgir es un derecho, por tanto yo sí puedo decir con toda certeza, que me declaro insurgente en medio de tanto abuso y desvergüenza. Porque ya me han dado miles de motivos, hace rato hemos debido ya insurgir, lo que nos falta son agallas, porque en verdad una revolución nace de la decisión y nos falta entonces decidirlo, pero no podemos negarlo que tenemos en nuestro corazón esa idea hace muchos años
 
 
Pero si honestamente hablamos de terrorismo, del que practicaron y aun practican los militares que son formados en “La escuela de la Américas” y que ahora tiene otro nombre,  Instituto de Cooperación para la Seguridad Hemisférica (SOA/ WHINSEC por sus siglas en inglés)  que existe desde 1946 en Panamá pero ahora ha sido trasladado a Fort Benning, en el estado de Georgia USA, son también terroristas y lo son peor aún, porque tienen luces, tienen información, saben perfectamente qué es bueno y qué malo y no se puede culpar al pobre campesino, al obrero inculto, que lleno de ira santa asume ser guerrillero, porque ya se cansó de resistir el abuso, de tolerarlo, de tener paciencia, el otro es culto, es muchas veces universitario y sabe de valores, sin embargo abusa de su poder, de su cargo y de su dinero, el otro no, es apenas un hombre empobrecido, que sabe es el dueño de todo aquello que le vienen arrebatando, con mentiras y engaños, de modo que la diferencia es clara
 
 
Yo me parcializo por el obrero, por el campesino, por el hombre que sin estudios quiere ser reconocido, como el que es dueño de lo que se viene robando y saqueando, por aquellos que dicen representarnos y por los otros que se dicen ser demócratas y no son más que tiranos y ladrones.
 
 
Así que sinceramente yo si iría a ese mausoleo, a tratar de tomar contacto espiritual con quienes murieron defendiendo la justicia, defendiendo el honor de ser combatientes a favor del que fue abusado, si hay delincuentes allí, también los hay y peores en los ejércitos, en los escuadrones policiales y entre los políticos que dicen representarnos, así que digamos las cosas claras y la verdad no tratemos de ocultarla, con miedos y con demagogia que no nos queda bien.
 
Jorge Paredes Romero Periodista y Humanista peruano
www.peruesmas.com LA WEB

 

LEAN TAMBIÉN: www.peruesmas.com/terrorismo-estado.htm



 

 
 

Lea todos los escritos de Jorge Paredes Romero