Publicidad economica y eficaz paginas amarillas peruanas paginas amarillas mundiales

EN  MI  PERÚ

Deseamos recuperar el país y sus valores

fpp Federacion de periodistas del Peru

  install tracking code  
 

 

 
Cortesía de: http://www.taringa.net/   Cortesía de: http://reformaminera.wordpress.com/

 

 

El saqueo de América continúa

 

Muchos piensan que cuando llegaron los españoles a esta parte de América fue un acto meramente descubridor, hacedor de historia y digno de recordar con honores, tal como lo hemos estado haciendo a lo largo de muchos años, Cada 12 de Octubre era una especie de fiesta de gratitud y reconocimiento a la madre patria, redactábamos una composición literaria  y era representado en cuanto escenario escolar era posible. Decíamos el Día del Indio, del descubrimiento de América, Día de la raza.

No es así, esos señores que partieron de Puerto de Palos un 3 de Agosto de 1492 y setenta días después llegaron a una isla del Caribe, un 12 de Octubre de 1492, vinieron a saquear América, ellos pensaron que llegaban a Las Indias, buscaban oro, plata, rubíes, sedas y todo aquello que ya Marco Polo les relató en su libro “Los viajes de Marco Polo” o “El libro de las maravillas”, como los aceites no comestibles, que no era otra cosa que el petróleo, e indujo a buscar con desesperación el mundo de las especias, las cuales les era difícil conseguir desde que la ruta para comerciar con los orientales era peligrosa y dificultosa, por el férreo control de los árabes quienes se enriquecían con ese negocio. El islam conquistó Alejandría el siglo VII. Los europeos entonces buscaban una ruta directa a oriente y Colón que había leído sobre ello se aventuró hacia occidente, en busca de la ruta hacia los dominios del Gran Khan.

El 12 de Octubre de 1492, su punto de llegada fue apenas una pequeña isla. Ese grito desesperado y a la vez de alegría de Rodrigo de Triana, era el avistamiento de la isla Guanahani, llamada así por los nativos, era apenas una pequeña isla de las actuales Bahamas, situada al noreste de Cuba. Los que llegaron eran unos cien aventureros en dos carabelas y una nao, cuyos promedios eran 25 metros de largo por siete de ancho y con velocidades promedio de 14 nudos, que tenían como misión encontrar entre otras cosas, alimento para un continente que desfallecía, ese continente era Europa. Buscaban metales preciosos, sobre todo oro y plata y también mano de obra barata y las apreciadas especias.

De los anales de historia se lee que la intención primera de Colón y los que vinieron con él, fueron esclavizar a los habitantes de Guanahani, de igual modo su principal pesquisa fue dirigida a conocer sobre la existencia de oro, a partir de los primeros adornos que lucían los aborígenes de Guanahani y es allí donde reciben los primeros informes, que más al sur había un pueblo que tenía enormes cantidades de ese precioso metal. Guanahani era una pequeña isla, mucho después avanzarían hacia lo que es Cuba y otras islas del Caribe, pero Colón en realidad nunca imaginó que era un nuevo continente. Muere en España, solo abandonado y pobre, es increíble, pero quien descubre esta parte del mundo es también en cierta forma victimizado por sus connacionales.

La fecha del 12 de Octubre es hoy confrontacional, tanto así que ha venido a llamarse Día de la Resistencia Indígena. Los europeos que llegaron aquí el siglo XV, fueron genocidas, represivos, aniquiladores culturales, brutales conquistadores, que incluso utilizaron la intransigente e impositiva doctrina católica. Por otro lado todos eran codiciosos de oro y plata y no apreciaron nuestros recursos naturales como dignos de ser cuidados, sino solamente eran explotados sin control, eran hombres decididos a la explotación sin miramiento alguno. No son los evangelizadores ni educadores que algunos pintan de manera muy superficial, se comportaron como aves de rapiña y lo siguen haciendo aun hoy. Se propusieron borrar toda huella idiomática y encima de ello nos invadieron con desvalores, contravalores o valores negativos, como la codicia, el egoísmo, la mentira, el engaño, la corrupción, etc. El primer engaño fue el utilizado en el momento del apresamiento de Atahualpa, luego su ajusticiamiento, para ello Pizarro se deshizo temporalmente de Hernando de Soto, quien después reclama y emplaza a Pizarro. Ambos tenían orígenes diferentes, De Soto era un caballero, Pizarro era un aventurero, no tenían los mismos principios.

Hoy, la riqueza se ha concentrado en pocas manos, la fortuna de unos cuantos hombres ricos, es superior a los ingresos de más de cuarenta países empobrecidos del mundo. En América Latina, un 10% de personas que son los más ricos, tienen ingresos superiores 84 veces al de las masas pobres y sufrientes. El 85% de niños latinos son pobres, el 35% malnutridos. Muchos países tienen el 60% de población en pobreza extrema, tal es el caso de México, en Brasil más de 50 millones de personas viven con menos de dos dólares diarios, en Perú hay millones de personas que sobreviven con menos de eso.

Todo este cuadro de empobrecimiento de América, empezó a finales del siglo XV, cuando se inicia el gran saqueo del continente americano, para ello se utilizaron caballos, armas de metal, pólvora, arcabuces y cañones, sobre todo tácticas nada caballerescas. Cuarenta años después que Colón pisó Guanahani, Pizarro asesinaría al quiteño Atahualpa, quien también había asesinado a su hermano, el cusqueño Huáscar. Cuarenta años demoraron en llegar desde Panamá a Perú, Huayna Cápac antes de morir en 1525, ya tenía noticias de estos hombres barbudos y extraños, que habían llegado a las costas de Venezuela y Honduras hace 33 años atrás, como rey afincado en lo que ahora es Ecuador, había recibido noticias prontas de tales acontecimientos, sabía que tenían armas poderosas que escupían fuego y les dice a sus hijos sobre ello, pero la división del imperio estaba en proceso y ello debilita las posibilidades de resistir, el desconcierto cundió, había falta de liderazgo y las ambiciones se apoderaron de todos, de modo que hizo al imperio totalmente vulnerable. A partir de la llegada de los europeos a nuestro continente, empezaron a enviarse hacia Europa, galeones cargados de alimentos, oro y aborígenes para cumplir su cometido. Hoy siguen haciéndolo, de la misma forma que hace siglos, hoy viajan barcos y aviones llevando ingentes cantidades de alimentos de excelente calidad a precios muy económicos, minerales diversos, entre ellos el valioso oro.

En el siglo XV, España como Europa salían de los problemas de las cruzadas, y se beneficiaron del Renacimiento y las ansias de llegar a Las Indias o sea el continente asiático, llamada por ellos y por Marco Polo como Sipango, lugar de la canela y la seda, de donde ya antes trajeron la brújula y la pólvora. Justamente es la pólvora la que permite la utilización de armas de guerra más destructoras y es justamente el salitre, uno de los elementos de la pólvora y que a partir del siglo XIX  recién se conoce la utilidad como fertilizante, lo que justamente en 1879, motiva a que Inglaterra  mueva los hilos para enfrentar tres pueblos americanos, que se desangraron, para luego brindarles salitre barato a los del imperio británico y de paso tengan un aliado para continuar con su presencia en el atlántico sur, es decir en Las Malvinas. Por otro lado ocasionaron la injusta mediterraneidad de Bolivia, aparte de haber permitido que Chile se apoderara de inmensas y riquísimas tierras del sur de América.

Pero remontémonos nuevamente  a la Europa del siglo XI hasta el XIII, es allí cuando se dan las cruzadas en Europa  y después el renacimiento desde el XIV hasta el XVI. Las cruzadas tenían una gran motivación, conquistar la ruta hacia el continente asiático, más que recuperar los lugares santos, esa fue la pantalla que utilizó el papado para lograr que los señores feudales colaboraran con esas empresas guerreras, que a finales de cuenta fracasaron, de modo que las rutas libres hacia oriente no fueron logradas. Recordemos que Alejandría fue conquistada por el Islam el siglo VII. Cuatro siglos sufrieron los europeos la imposibilidad de llegar libremente al Oriente. Justamente en el siglo XI Marco Polo les enardece más para recuperar el acceso a Oriente con sus memorables relatos de sus viajes. La iglesia siempre estuvo comprometida con los grandes procesos bélicos, los vemos después en las dos grandes guerras mundiales como antes en las guerras diversas de Europa. Luego del oscurantismo medioeval se produce el renacimiento en todos los campos, es cuando se concede a la razón el fundamento del saber, ya no los libros sagrados ni los monasterios, que por mucho tiempo ocultaron mucha sabiduría a las masas. Los monjes retenían el conocimiento y de esa forma la iglesia dominó de manera absoluta. Con el renacimiento se ingresa a un mundo de libros, la imprenta, la lectura, la producción artística, arquitectónica, los grandes descubrimientos, el comercio y se dan los inicios de las libertades y da lugar a que posteriormente vayan menguando el poder de las monarquías y de la iglesia.

De modo que Colón y los 100 primeros europeos que llegaron, iniciaron los primeros saqueos de América. Esas actividades no han cesado en momento alguno, ni en medio de las guerras emancipadoras y entre las carnicerías de los pueblos americanos, guerras desatadas justamente por los europeos, que encendían hogueras y dejaban que entre latinos nos desangráramos, para luego ellos venir y cosechar resultados. Hoy podemos ver como siguen llevándose los frutos de la tierra, las mejores carnes, los mejores vegetales. Los metales que se llevan a precios irrisorios, retornan convertidos en artefactos y maquinarias a precios altísimos y luego son artefactos de uso intermedio, no son aquellos que permiten la industrialización ni el desarrollo. El tecnicismo es vedado para los pobladores de esta parte de América, apenas podremos ensamblar o reemplazar piezas si es posible, ya que la mayor parte de aparatos que vienen son descartables, quizá el ingenio de algún técnico permita reparar algo accesible, pero la mayor parte es de una sola vida. Los sudamericanos seguimos proveyendo de alimentos a Europa, de mano de obra barata a los países más ricos y exportamos minerales a precios irrisorios a las grandes empresas productoras de máquinas y artefactos electrodomésticos de China, EE.UU., Japón, Alemania, Corea del sur, Taiwan y Canadá entre otros, son los grandes importadores de oro, cobre, zinc, plomo, plata, hierro y estaño, también exportamos harina de pescado, hidrocarburos y derivados, algodón, azúcar y café. Nosotros compramos de EE.UU. China, Argentina, Brasil y Japón, sobre todo alimentos como trigo, arroz y cebada para la cerveza, maquinaria, medicinas, insumos para la industria y materiales de construcción

Pero volvamos a la época donde se origina el saqueo de América y a la metodología utilizada por estos señores europeos y anglosajones, que cuando llegaron utilizaron a los aborígenes como animales de carga, aún sus perros de presa eran más estimados que nuestros hermanos, a  muchos de ellos los dieron de alimento a sus perros, eso sucedió en la travesía de Orellana por el Amazonas, viaje que duró muchos meses, un viaje sin retorno que fue relatado por un fraile, Fray Gaspar de Carvajal, cronista de Orellana, de aquellos curas que llegaron con la disculpa de extender el amor de Cristo por estas tierras, pero esos frailes también fueron cómplices del latrocinio y la carnicería que se desató en nuestro continente.

Fueron estas épocas cuando la leyenda de El Dorado se convierte en la principal motivación de expediciones a todas las latitudes americanas, y es que el oro estaba por todas partes y por donde se presentaban noticias, los aventureros arriesgaban sus vidas y bolsas de dinero para emprender viajes a todos estos lugares, fueron al norte en México, al sur de Perú, al noreste por Colombia se adentraron en la selva amazónica, es decir estaban desesperados por el oro americano y hoy aún lo están y siguen extrayéndolo de numerosos sitios de Perú, pero a costa del sacrificio y la vida de muchos peruanos, somos nosotros los que arañamos la tierra, ellos solo atesoran los lingotes y se enriquecen más a y más, a costa de nuestra vida y de nuestras tierras. La fiebre del oro ciega a los hombres de cabellos dorados y nos arrastran a los ríos, los cerros y las cavernas, a seguir arañando la tierra, exponiéndonos a un mil peligros, a los efectos del mercurio y a los males pulmonares, digestivos y deterioro neurológico de nuestra población, engullendo tierras, pintando de contaminación nuestros ríos, destruyendo flora y fauna local. Lo que importa es el dorado metal, la vida y la salud del peruano y su ambiente no tienen importancia, somos solo proveedores de riqueza para ellos, no importa lo que suceda con nuestra ecología y con nuestros hermanos mineros, ellos reciben jornales y eso basta, el saqueo debe continuar.

Todo un imperio fue sojuzgado y reprimido, utilizado para arañar la tierra en socavones, abandonando la agricultura y obligados a entregar todas sus obras de arte. El oro era utilizado por los americanos como metal de ornamento no de riqueza, resultaba doloroso ver cómo era fundido aquello que tenía valor artístico y espiritual, con la sola intención de acumular el brilloso metal para llevarlo a Europa, de allí es donde ese continente, ese mundo viejo adquiere toda la riqueza que ahora ostenta, en base a la guerra, al robo y al saqueo continuo. Es justamente la agricultura de esta parte del continente la que más se ha perjudicado y con ello nuestra nutrición, tenemos que importar alimentos y también medicinas para curarnos de los males que nos acarrean esos trabajos, nuestra vida se acorta, el agua se dedica a estos menesteres, ya no para la agricultura; los relaves, los residuos y los efectos perniciosos de sitios como el túnel de Kingsmill y el rio Yauli, los derrames de mercurio y la lluvia ácida son ya cosa rutinaria, valles destruidos por efectos de humos y residuos, toda esa contaminación se ha convertido en parte de la vida de muchos peruanos. El retardo mental, los problemas de conducta, atencionales, digestivos y pulmonares son temas de salud que dejan huella de muerte temprana en nuestros pobladores, aparte de los enfrentamientos y muertes de nuestros comuneros, agricultores y ganaderos con sus hermanos uniformados, guardia pretoriana del sistema y el poder económico. Encima de ello se les antoja sembrar monocultivos, para producir biocombustible y transgénicos.

Esa Europa y los anglosajones de Norteamérica siguen saqueando América, incluyendo a los francos y anglo canadienses, que también hacen de las suyas con empresas mineras dedicadas preferentemente al oro. Los auténticos aborígenes del norte del continente están relegados a reservas, desde donde por siglos son espectadores y víctimas de todos los abusos y tropelías que cometen los de cabellos rubios.

Seamos claros, nos hemos convertido en la despensa del mundo, y eso ha venido sucediendo por siglos y continua ahora con la permisividad que se les concede desde los sistemas constituidos en cada nación. En cada estado  existen representantes nuestros, que son los que se encargan de dar el permiso correspondiente a estos saqueadores que se vienen llevando inmensas cantidades de riquezas en alimentos y minerales a precios irrisorios y lo que es peor, envenenando nuestras tierras, contaminando nuestro ambiente y enfermando a nuestras poblaciones, sometiéndolas al hambre y a la humillación. Son ellos los que han  llevado a nuestros criollos a la humillación y servilismo, de someter sus conciencias y denigrar su espíritu, para convertirlos en los oidores, corregidores y encomenderos del siglo XXI, los virreyes de estas tierras, los que tienen el azote de las leyes, el arma de la represión confiada a nuestros propios hermanos, que también han caído en las garras de la corrupción. Aparte la metodología utilizada para pervertir una sociedad que otrora fue solidaria, honesta y respetuosa se ha regado como lava incandescente, encendiendo las praderas sociales, esa es la corrupción generalizada. Hoy miles de esos corruptos connacionales son presa de la angurria y el afán de dinero fácil y buscan cómo llenarse los bolsillos de dinero, transformándose en los modernos Felipillos, como aquel que sobrevivió gracias a su rol de mediático en su época. Felipillo traicionó a todos, a Pizarro, Almagro y al mismo Atahualpa. Hoy muchos peruanos también sobreviven gracias a las malas artes que desenvuelven desde sus cargos u oficinas y permiten que nuestros recursos sean explotados a precios ridículos, con el sacrificio de nuestro pueblo, y lo que es peor con la destrucción del futuro, de modo que esto es un peligro a nivel mundial, toda vez que nosotros somos la reserva ecológica del mundo, sobre todo la amazonia, por ser no solo pulmón sino también reserva acuífera para la posteridad. Entre la segunda mitad del siglo XVI y la primera del XVII  España llegó a tener una auténtica fortuna de oro y plata extraídos de Las Indias. En el estudio económico realizado por Earl J. Hamilton. ”El tesoro americano y la Revolución de los precios en España, 1501–1659”, esa fortuna tiene unas cifras concretas. Hamilton describe que en los siglos XVI y XVII, desde 1503 y durante los 160 años siguientes, durante la mayor actividad minera, arribaron desde las colonias americanas 16.900 toneladas de plata y 181 toneladas de oro. Sus cuentas son minuciosas: 16.886.815.303 gramos de plata y 181.333.180 gramos de oro. Son los tiempos de Carlos I, más conocido como Carlos V de España, en el que los hispanos gobiernan casi todo el continente europeo, hasta que con Felipe II se produce la decadencia del imperio español, a la derrota de la Armada Invencible. Posteriores guerras y la Paz de Westfalia deciden los destinos de una Europa dividida en países diversos.

Pero inicios del siglo XV, en América, nuestros Incas imperiales tenían valores fundamentales, los paradigmas que les llevaron a un desarrollo digno, la vida moral de la sociedad incaica estaba orientada por tres máximas fundamentales, consideradas como código de honradez, verdad y laboriosidad: Ama sua, ama llulla, ama quella: no seas ladrón, no seas mentiroso, no seas flojo. Cuando los hispanos llegaron al Nuevo Mundo, encontraron dos imperios, uno en México y otro en Perú, no había más, eran dos imperios en vías de expansión cultural, espiritual y geopolítica, apenas Moctezuma y Huayna Capac habían terminado de aglomerar dos pueblos, que hoy son representativos, estaban logrando en base a su propio esfuerzo construir dos civilizaciones pujantes y de gran identidad. El resto eran comunidades tribales, no tenían organización social ni prestancia cultural que representara una figura de nación o imperio. Pero llegaron los que siempre vivieron de los demás, de aquellos que saquearon África, Asia y entre ellos edificaron imperios y fueron sometidos a sangre y fuego. Ellos realizaban  transculturización con el terror, aquí había respeto de los pueblos, no se les destruía, se les anexaba y se apreciaban sus tesoros, era una forma de conquistar con provecho, sin destrucción, los hispanos vinieron a tratarnos de bestias, menos que animales, nos consideraban menos que seres humanos y afirmaban que la cruz y los curas eran lo perfecto, quizá ni ellos lo creyeron, sino que también los utilizaban o se soportaban unos a otros, tal como lo continúan haciendo, porque de esa convivencia obtenían beneficios mutuos.

Después en Europa se darían los movimientos de la reforma, pero tampoco lograron darle a la humanidad la espiritualidad deseada, solo la pervirtieron más, en lo que ahora es el engaño y la comercialización de la fe. Hoy todo se vende y se compra, es el dinero el único fin de todo, el utilitarismo y el consumismo, lo natural se ha desplazado como primitivo, cuando en realidad la naturaleza es la que más puede darnos plenitud, creo que un amanecer en medio del bosque puede ser más tranquilizador que encender la televisión para ver los truculentos personajes que allí nos dan noticias perversas y asquerosas, de escándalos, crímenes, violaciones y ridículas figuras travestidas que deben ser el hazmerreír de sus propios hijos, los mismos que tienen que llevarse un pan a la boca, gracias a las pachotadas y grotescos roles que realizan sus padres en la televisión.

Era tal la forma como los conquistadores hispanos imponían sus criterios espirituales, que sobre los templos incaicos construyeron sus propios templos cristianos y utilizaron los símbolos religiosos como los Apus para levantar allí cruces y hoy los descendientes de aquellos, celebran la fiesta cada mes de mayo venerando una cruz levantada en la cima de los Apus en todo el país, incluyendo la capital Lima. Se entremezclaron las cosas, dando como resultado una simbiosis que hoy se conoce como fiestas patronales, donde se entremezclan las costumbres de cada etnia y las cristianas que se pretenden realzar. Todo resultó una distorsión perversa, que solo contribuyó al comercio, a los negocios y a la entronización de una cultura mercantilista y superflua, de aprovechamiento y de explotación. En ese afán, desplazaron los valores del trabajo solidario, de la responsabilidad hacia el estado y del cultivo comunal de la tierra, para dirigirla a sus fines, hacernos arañar la roca para obtener más oro para ellos, ese es el afán del europeo y del anglosajón: oro a cualquier costo.

Pero mientras tanto, mucha gente con cargos poderosos siguen facilitando las cosas a los explotadores, a los que desde hace siglos llegaron y aun siguen cargando galeones con riquezas, a vista y paciencia de los pueblos que nada podemos hacer, porque quienes son los llamados a defendernos ahora se dedican a reprimirnos, a balearnos y quienes podrían haber sido nuestros tutores, aquellos que educan a nuestros hijos, solo los pervierten, adormeciéndoles en salones de escuelas retrógradas, en donde muchas veces los convierten en la satisfacción de sus bajos instintos, curas pederastas, maestros acosadores y perversos. Durante milenios, muchos otros pueblos convivieron con la naturaleza de manera respetuosa, las comunidades selváticas sorbieron beneficios y conservaron esos bosques en equilibrio, ya que ellos conocen qué hacer frente a la tierra, el aire y las plantas, convivieron con los animales sin diezmarlos por comercializar pieles o plumajes, saben reconocer los poderes de cada hoja, cada flor y semilla, de la savia de cada planta y árbol, no necesitaron controles de natalidad, sabían conservar el equilibrio, no necesitaron computadoras, automóviles ni aviones, hoy se les quiere imponer un modo de vida como si ellos fueran primitivos, cuando en realidad los primitivos somos nosotros, que estamos utilizando la violencia, el engaño y el abuso para robarles sus tierras y desplazarlos de su hábitat, de su perfecta relación con la naturaleza, que les permitió llegar hasta esta época. Muchos de ellos quizá sean descendientes de los supervivientes del incanato, otros han pervivido inmunes a la cosmopolita forma de vivir y otros van adaptándose de manera gradual, pero manteniendo su relación étnica y beneficiándose de manera muy respetuosa con el saber que van adquiriendo, pero de forma muy responsable y no necesariamente buscando el enriquecimiento, peor si es ilícito.

Pero también existen los verdaderos traidores a la patria, los que asumen cargos por vía electoral y otros mediante la profesionalización y carrera militar, son los que se benefician de  los privilegios, la gasolina, los cargos que les permiten recibir coimas y también utilizar el poder para cometer abusos. Todo se ha tejido de tal manera que entre ellos unen oscuros  esfuerzos para seguir saqueando frutos, minerales y conciencias. Son las elites religiosas, políticas y militares, serviles al sistema explotador, las que han transformado todo un pueblo trabajador y solidario, en gente envidiosa y sometida a una dependencia por hambre, donde unos traicionan a otros por un pan, por una ropa usada, hasta por el mismo alcohol y droga de hoy, que nos ha sumergido en la enfermedad. Son ellos, los del hemisferio norte, los europeos, los que todos los días exigen más droga para su consumo, y en ese esfuerzo de fabricar y transportarla caen nuestros hermanos, que solo tuvieron la coca para fines medicinales y ceremoniales, pero los europeos la requieren como droga, estupefaciente y nos la hacen fabricar y transportar y en ese afán nuestros hijos y hermanos, caen en el consumo y esos europeos drogadictos dejan parte de esa lacra en nuestra gente.

En verdad los europeos nos han hecho mucho daño, robaron y roban, pervirtieron y pervierten, nos trajeron enfermedades, pestes, ambiciones, lujuria y traición. Son ellos los que nos enfrentaron a nuestros hermanos del sur, son ellos los que necesitan el agua y las tierras de la amazonia, son ellos los que ambicionaron el salitre, el guano, el caucho y el oro, son ellos los que quisieron y necesitaron la quina y la harina de pescado, son ellos los que se llevan la pota, a precio de regalo, los que depredan nuestros mares con enormes buques madrina, los que diezman nuestros bosques, llevándose nuestros animalitos, sus pieles y hierbas, los que se llevaron inmensas cantidades de lana de alpaca, los que nos embrutecieron con la tecnología que tanto daño ha hecho a nuestros niños y  jóvenes, son ellos los que inventaron al energía nuclear para ahora armarse y son capaces destruir este mundo cien veces, ¡qué estupidez…!

Son ellos los que armaron dos guerras mundiales y son capaces de ir a una tercera, sabiendo que moriríamos todos, pero que utilizan la política y la subterránea diplomacia, para seguir entrampándose en guerras relámpago donde mueren miles, desangrando a los latinos que sirven en sus ejércitos, aterrorizando pueblos lejanos, nunca pelearon en su tierra y cuando lo hicieron fue por el dominio de los algodonales y la esclavización de los africanos  descendientes que vivían en sus tierras, se mataron entre ellos solo por predominar y son los que llevan sus guerras a otros territorios, y crean conflictos en cualquier parte del mundo tras el oro negro, los hidrocarburos que ellos mismos no quieren explotar en sus tierras, porque los guardan para tiempos difíciles, son los que nos impusieron el dolor, ahora el euro y la libra esterlina, los que nos prestan dinero de aquello que robaron. Ellos se enriquecieron con nuestro oro y ahora nos lo prestan a interesen altísimos y luego nos venden armas usadas, sus desechos, lo que ya no usan y crean guerras para desgastarnos, para diezmarnos. Son aquellos que crean gripes, pestes y son los que nos riegan de VIH y muchas otras enfermedades, también nos hacen sufrir con sus experimentos de guerra bacteriológica y alimentos transgénicos, en sus experimentos de hacerse dioses.

Quisiéramos que toda esa inteligencia y esa riqueza sea utilizada en salud, alimentación, educación, en compartirla con la humanidad sufriente, con la enorme cantidad de pobres y desposeídos que hay en el mundo y que esos europeos y sajones dejan morir, solo se regodean en sus organismos ultra nacionales para planificar mas robo, mas guerras y obtener mas poder en reuniones como el Club Bildeberg, averigüen que es el grupo Bildeberg.

Averigüen quienes son los 1,500 multimillonarios en el mundo, que cada uno tiene de 1,000 millones de euros para arriba y aun desean tener más, llegaran a viejos y ¿se llevarán todo ese oro en sus ataúdes? ¿No sería mejor que se lleven la satisfacción de haber dado felicidad a la humanidad? Verdad que son una sarta de insensibles, sin criterio ni sabiduría, solo les llena el cerebro la ambición desmedida de tener más, más, más…el resto que se muera. De esa misma forma de pensar es la del funcionario, del militar, del cura, del alcalde y del congresista, que solo sirven a los intereses de sus amos, de aquellos que le pagaron la carrera electoral, de aquellos que le sostuvieron la linda campaña política, de quienes les pagan suculentos sueldos y mantienen sus prebendas y que luego tendrán que devolver el favor, decir gracias a la manera que les exijan sus amos y titiriteros.

Quiero llegar al ocaso de mi vida con la satisfacción de haber hecho lo correcto, sino fui perfecto por lo menos acercarme a ello, saber que llegué al final de mi vida con la satisfacción de haber dado a mi familia, a mis hijos y a la comunidad las mejores enseñanzas, no haberles enseñado ni a robar o mentir, como tampoco haber mentido a la sociedad, ni haberle robado o ser causa de muerte y perdición.

Me gustaría que los hijos de los congresistas, alcaldes, etc., les pregunten a sus padres con qué dinero les compran su regalo de navidad, con qué dinero van a cenar y con qué dinero es con el que pagan sus estudios, sus vacaciones. Sería bueno preguntarles a esos señores y señoronas, si pueden dormir tranquilos o tienen que hacer uso de somníferos, y si tienen dulces sueños, o tal vez ya tienen el alma cauterizada de tal forman que hacer el mal es lo más natural para ellos. De ser así pues se pervirtieron  ahora solo hacen maldades a la sociedad.

Esa gente no debe representarnos, no deben ser alcaldes, presidentes o congresistas, frente a la corrupción debe aparecer la transparencia, la verdad, la limpidez, no podemos seguir hundiéndonos en la pestilencia en la que nos tienen los que manejan el país, ya basta de escándalos, mentiras y desvergüenza, no somos tontos. Los malos políticos deben saber que quizá no tenemos el poder que ellos ostentan, pero tenemos otro poder y es el electoral. Para ello tenemos que manejar criterios, obtener información, leer, discernir e identificar claramente quiénes son los mentirosos, los ladrones y los perversos cómplices de aquellos que vienen saqueando el país desde hace siglos, son los mismos que vinieron montados a caballo, son los que han creado monstruos nuevos y ahora utilizan 14 mil policías en un partido de fútbol donde 22 jugadores patean una pelota, son los mismos que nos agreden donde están las minas, donde quieren apoderarse de las tierras, de donde desean expulsar a las comunidades.

Basta de abuso de poder, mentiras, demagogia y robos del tesoro fiscal, aprendamos a vivir en solidaridad, reconozcamos nuestra esencia y recuperemos dignidad, autoestima y desde ahora empecemos a conversar sobre lo que realmente nos conviene, sobre lo que es mejor para nuestros hijos y para nosotros mismos, para vivir en paz, sin miedo, poder reeducar a nuestros jóvenes abandonados, que crecieron sin afectos, ellos lo reclaman y debemos dárselo. Dejemos de ser esclavos y levantemos la mirada a un Perú mejor, a un Perú nuevo, a un país que erradique la violencia y la corrupción., No le des coima al policía, al empleado publico al pérfido juez, no le des, denúncialo. Solo así habremos dado el primer paso al cambio y al desarrollo con transparencia.

Quisiera superar la cosmovisión del insigne José María Arguedas de una costa europeizada, una sierra quechua, debo incluir también una sierra aimara y una selva pluri étnica, donde a mi juicio existe una riqueza a la cual no se ha prestado atención, la explotaron los que vinieron como institutos lingüísticos hasta los misioneros que recogieron los contenidos culturales de milenios y se llevaron al exterior, los conocimientos sobre los tesoros alimenticios y medicinales de los aborígenes, verdadero dorado que no prestamos atención aun el día de hoy.

Por otro lado creemos que la única alternativa de lograr el desarrollo es recuperar los valores del incanato, en esos contenidos paradigmáticos de la sociedad incaica, las tres máximas fundamentales consideradas como código de honradez, verdad y laboriosidad: Ama sua, ama llulla, ama quella: no seas ladrón, no seas mentiroso, no seas flojo.

Jorge Paredes Romero

Lima - Perú

 

El redescubrimiento de América

Corría el año 1492 cuando un muerto de hambre, que había convencido a la corona española para lanzarse a la búsqueda de nuevas rutas comerciales con Asia, avistó las primeras islas de un nuevo continente. Unos cuantos muertos de hambre más tarde (muy listos, eso sí) España había conseguido sojuzgar lo que ahora conocemos como América Latina. Durante siglos el oro y la plata americanos fueron el sustento y principal pilar de la economía española. Barcos repletos de los preciosos metales cruzaban el atlántico como un río de riquezas interminables que eran obtenidas sin apenas esfuerzo (los indígenas trabajaban como esclavos). Tales eran las cantidades que durante 150 años dieron para que España fuera la mayor potencia mundial sin discusión y para mantener una lenta decadencia durante otro cuarto de milenio.

Mientras el imperio español basaba el crecimiento de su economía en los recursos naturales que obtenía de sus colonias, el resto de los países intentaron imitar su modelo pero hicieron algo más. La invención de la imprenta abrió las puertas de la difusión de la cultura y de los diferentes descubrimientos que se realizaban, poco a poco, en toda Europa y en todo tipo de áreas del conocimiento. Las matemáticas, estancadas tras los avances griegos y musulmanes, volvieron a resurgir y con ellas sus implicaciones inmediatas: las obras de ingeniería. Toda Europa se lanzó a la carrera, impulsada por las continuas guerras, de la construcción de barcos más rápidos, armas y telescopios de mayor alcance, muros de mayor resistencia además de cualquier otra "locura sin utilidad" inmediata. Las universidades se fueron llenando de profesores cada vez más doctos que intercambiaban conocimientos y formaban a la siguiente generación de investigadores, filósofos, lingüistas, historiadores, médicos o empresarios.

En España eso también sucedía... pero menos. ¿Para qué estudiar, investigar, invertir en nuevas formas de fabricación más eficientes si teníamos dinero suficiente para comprar lo que los demás países hacían?


El oro y la plata se acabaron una vez y los nuevos "metales preciosos" también lo harán. ¿Cuándo aprenderemos?

FUENTE: http://quienmemandabaami.blogspot.com/2007/06/el-redescubrimiento-de-amrica.html

Leer también  El significado del 12 de octubre

 Iberos y anglosajones en América

 
       
  Retornar al índice de comentarios Sus comentarios, opiniones o preguntas.