Publicidad economica y eficaz paginas amarillas peruanas paginas amarillas mundiales

EN  MI  PERÚ

Deseamos recuperar el país y sus valores

fpp Federacion de periodistas del Peru

 

Recobremos el país y los valores Comentarios realidad Peru Mollendo periodismo colchon antiescara agua, sociedad latina, mollendo, paginas peruanas, aduspe, usuarios, periodismo Comentarios realidad peruana Jorge Paredes Romero periodista peruano, Mollendo, Lima, Peru, política, salud, educación, trabajo, pobreza, seguridad social

 

 
 

Recuperemos el país y sus valores.  

Jorge Paredes Romero

Periodista y Humanista peruano

A estas alturas de mi vida, después de una larga reflexión, he llegado a la siguiente conclusión, y esto es aplicable aquí o a cualquier país del mundo, que esté pasando por las misma circunstancias que nosotros. Lo digo porque he tenido la oportunidad de apreciar veintidós mandatos presidenciales, catorce personajes,  no todos originados en el voto popular y otros que reiteraron su mandato. Recuerdo a todos por muchos motivos, porque conocí de cerca a algunos, a otros por razones de su gobierno, tuve que mudar de residencia y eso dejó una marcada huella en mis recuerdos, por ejemplo tal es el caso del primero, el Dr. Bustamante  Rivero, tenía yo entonces cerca de 6 años de edad, vivía en Arequipa y me cambiaron de casa dos veces, por las balaceras en la calle Mercaderes, entonces fui a vivir a Calle Alto de la Luna, donde también hubieron fuertes balaceras, por la cercanía al Mercado San Camilo y a la tercera viajó mi familia a Mollendo, de donde toda ella es originaria. Estos gobernantes son:

 

Presidentes Perú 1945  á  1963

  Presidentes Perú 1963 á 1995  

Presidentes Perú 1995  á  2013

                 
José Luís Bustamante y Rivero 1945 – 1948 Belaunde Terry 1963 – 1968 Alberto Fujimori 28 julio 1995

28 julio 2000

Zenón Noriega 1948 Velazco Alvarado 1968 – 1975 Alberto Fujimori 28 julio 2000

21 noviembre 2000

Manuel A. Odria 1948 – 1950 Morales Bermúdez 1975 – 1980 Valentín Paniagua 2000 – 2001

Zenón Noriega

1950 Belaunde Terry 1980 – 1985 Alejandro Toledo 2001 - 2006
Manuel A. Odria 1950 -1956 García Pérez 1985 - 1990 García Pérez 2006 - 2011
Manuel Prado 1956 – 1962 Alberto Fujimori 28 julio 1990

 5 abril 1992

Ollanta Humala 2011 - 2016
Pérez Godoy 1962 – 1963 Alberto Fujimori 5 abril 1992

9 enero 1993

     

Lindley López

1963 Alberto Fujimori 9 enero 1993

28 julio 1995

     

 

Durante todos estos gobiernos he vivido

 

Todos estos gobiernos constituyen la historia republicana de la segunda mitad del siglo pasado XX y los primeros quince años de este siglo XXI. De todos estos gobiernos solo once tienen origen en las urnas electorales, el resto ha sido producto del golpe militar, sucesión o reelección forzada, de modo que la irregularidad ha sido una característica del republicanismo en Perú, todo ello ha ocasionado inestabilidad y cierta precariedad gubernamental, que ya va quedando atrás, sin embargo la politiquería, las luchas fratricidas, las alianzas, las persecuciones, los contubernios, la corrupción, estuvieron presentes en la mayor parte de estos gobiernos, lo cual lamentablemente ocasionó protestas, revoluciones, golpes de estado, luchas intestinas, etc.

Todo esto no siempre ocasionó adelanto y progreso, cada gobierno podrá o puede tener sus logros, pero en general más existieron retrocesos, podrían surgir defensores de cada quien, muy comprensible, pero ese no es el tema, lo que deseo puntualizar es que no hemos logrado salir del subdesarrollo, desde que somos república han transcurrido 192 años, sin embargo teniendo tantas riquezas, territorio de diversos climas, costas extensas,  y una población variada, no hemos conseguido mantener nuestro status de naciente imperio en esta parte de América.

No creo nos corresponda tener que seguir viviendo así, en una pendiente de nunca acabar; durante toda mi vida he visto algunos momentos de optimismo, pero no hemos sido consecuentes, creo que debemos dar un giro de 180 grados y revertir todo cuanto viene sucediendo. Para ello deberíamos poner bien en claro quienes son los corruptos y quienes los honestos en Perú, pero sería tarea complicada, he pasado muchos años denunciando, escribiendo y creo que hay muchos periodistas dedicados a lo mismo, entonces pienso que de lo que ahora se trata es, mirar el presente y buscar un mejor futuro, ver a Perú en manos de una honesta administración, porque ese es el problema de nuestro país, una delictuosa y decadente administración, que se turna de un quinquenio a otro.

 

Creo que es posible cambiar, desarrollar, creo que no todo se ha perdido, confío en que cada institución del país aun tiene un 15% de fortalezas, y esa fortaleza es un valioso recurso humano, por otro lado nuestra historia antigua, nuestros recursos naturales, fuerza de trabajo, etc.,  todo esto es lo único que podrá salvarnos. Por otro lado, creo que las tres grandes instituciones del país pueden cada una mirar hacia dentro y a partir de lo mejor que tiene, por muy poco que sea, reasumir funciones y desde ese punto de partida, encontrar el sustento suficiente para recuperar el país, de las manos de quienes consciente o inconscientemente han estado saqueando y pervirtiéndolo todo, en sociedad con seres irracionales de otras latitudes, que solo han aprovechado de nuestras flaquezas, para hacer de nuestro país un filón de sus riquezas, pero sobre todo para adueñarse de nuestras conciencias y pervertirlas, incrementando la mentira y la confrontación, perdiendo la sensatez y el respeto a la ley.

En estos momentos Perú está viviendo entre el caos y cierto ordenamiento, pero prostituido, porque la corrupción ha infectado casi todas las instituciones, es muy difícil encontrar gente confiable en los lugares a donde uno va, ha cundido la desconfianza por doquier y recuperar esto va a ser muy difícil, pero no imposible. ¡Esa es la diferencia, hay esperanza! Es imposible concluir que ya no hay remedio, que el 85% del estado está podrido, no creo sea así, hay gente que debidamente apoyada puede trabajar honestamente, para ello ella ciudadanía debe dar una señal enérgica, que no se tolerará más abusos ni deshonestidad en el ejercicio del poder. Hay formas de lograrlo, sin llegar al uso de la violencia, ahora es posible llegar a todo el mundo, para ello la tecnología.

Dentro del orden establecido, porque es lo único a lo que podemos apelar, para no caer en una anarquía, creo que el Ejecutivo puede aun llamar a un consenso nacional, pero a las bases de los partidos políticos no a sus actuales dirigentes, para que estas bases deleguen a sus auténticos dirigentes, líderes no caudillos y con ellos conversar hacia el reordenamiento global, pero para ello también el Ejecutivo debe en su esencia, mirar hacia su composición interna y tomar lo mejor que tiene, considerando que han sido elegidos por voto popular y en poco tiempo, con sabia reflexión, recomponer un Gabinete con mucha capacidad de gobernar y sobre todo consensuar, para oír las voces de diferentes tiendas, que también tienen soluciones válidas, reitero no todo está perdido

Del mismo modo, el Legislativo puede hacer un mea culpa y partiendo de la esencia recuperable que tiene, hacer un llamado de conciencia y reasumir funciones con sabio criterio, no se puede continuar con la equivocada doctrina de servirse del país, y no quiero dar nombres, porque son muchos los que se han equivocado, demasiados, y ese es el continuo quehacer del legislativo, de sus comisiones, en vez de preocuparse de los intereses de los pueblos que los eligieron, están vanamente tratando de corregirse, pero aun así creo que tienen una esencia salvadora. Esa es la comidilla de cada día, congresistas investigados, suspendidos, disciplinados, pero nunca se corta el mal por la raíz, debería hacerse una purga aleccionadora, más de medio congreso se iría afuera y serían reemplazados por quien le corresponde por votos en su lista partidaria.

De igual manera el Poder Judicial, creo que podrían encontrar lo mejor de su composición, para desempeñar funciones que irradien justicia y no seguir en la línea inversa, ya que esa imagen están dando ya hace mucho tiempo y eso también está haciendo mucho daño al país, sobre todo a jóvenes y niños que ansían una sana imagen de lo que es justicia. No se puede continuar escuchando los testimonios que cada día se reciben de gente que está en manos de una justicia corrupta, y es un tema que se habla en la televisión, en las casas, al interior de la familia, lo escuchan los niños y es peligrosa esa contradicción informativa de una inicua justicia existente, quizá haya rarísimas excepciones, con la idea formativa que reciben en la escuela de labios de sus maestros y de sus padres en el hogar sobre lo que realmente debe ser una justicia equitativa y honesta.

No podemos recurrir a la anarquía, tampoco al conformismo, lo cual es muy conveniente para el Sistema, creo que para solucionar la problemática toda, se requiere de un stand by, de un break político, para dar pase a soluciones humanistas, escuchar alternativas y sopesarlas a la luz no de dogmas, sino de recuperación de valores, de equilibrio de poderes, de la búsqueda de equidad a todo nivel. Se necesita un mejor reparto de la riqueza y Perú tiene riqueza suficiente para entrar a una moratoria no muy larga, pero liderados por un Presidente que aun puede hacer uso del poder otorgado por su pueblo, creo que aun el alguien podría liderar este cambio y recuperar el país de las manos de quienes hasta hoy lo han venido saqueando. Estos malos ciudadanos están en muchas partes, como también los buenos peruanos, habitan desde las frondosas selvas en donde existe gente trabajando con honradez, a las heladas cumbres de una serranía en donde subsiste gente muy trabajadora y humilde, como también en los preciosos valles interandinos y en las orillas del inmenso Mar de Grau, que están poblados con gente alegre, vivaz, pero no desean ver a sus hijos seguir sufriendo las consecuencias de las acciones, de malos peruanos que conviven con ellos y no están haciendo lo que corresponde, para hacer de este país uno de los mejores del mundo, porque si es posible lograrlo, a partir del valor histórico que tenemos, como herederos de un imperio que tuvo sabias leyes y nos heredó un territorio maravilloso, muy bendecido.

He recorrido una buena parte del país en toda mi existencia, he viajado desde los 7 años de edad, he trabajado desde los ocho años, en muchas cosas, desde lavaplatos, panadero, cargador de bultos, correntista, almacenero, en aduanas, agrícola - ganadera, he sido educador, músico, en la pesca, mejor lo dejo ahí... conozco personas y el trabajo de esta gente de la selva de Pucallpa, de Iquitos, de Puno, Huancané, Ayaviri, de Ancash, Piura, de Tacna Moquegua Arequipa, de Mollendo, de Chancay, de Ilo de Ancón, son gente noble, buena, hospitalaria, alegre, pero cuando se tratan asuntos públicos se entristece, se avergüenza, se deprime. He conversado con pobladores de Huaral, Abancay, Tarma, Chulucanas, Junin, San Martín, Baguagrande, Huancavelica, Marcona, Lambayeque, Pasco, Cusco, La Oroya, Ayacucho, Ica, Trujillo, Cajamarca, por mis labores radiales, cuando tuve la oportunidad de salir a cerca de treinta radios en todo el país y todos me daban salida sin preguntarme el tema porque confiaban de buena ley y nunca les defraudé.

De haber alternado con tantos peruanos, he llegado a la conclusión que, lo primero que debe hacerse  es volver los ojos a la Constitución de 1979, por ser la legalmente establecida, es vigente a partir del 28 de Julio de 1980, y en base al juramento del actual Presidente de la República sobre esa Constitución, reconstruir el país; creo que el Poder Legislativo y el Poder Judicial deben dar sendos votos de confianza a esa Constitución y a nuestro Presidente, para que con ese respaldo pueda el Gobierno Central tomar las decisiones suficientes y a partir del aparato gubernamental, junto a los gobiernos regionales y locales, con el respaldo de las fuerzas armadas, liderar el gran cambio, que vendría a ser el retorno a la Constitucionalidad de 1979, concertar en una Mesa de Trabajo con los políticos  más reconocidos por sus bases, esto es fundamental, entonces así recuperar el país y legislar de tal manera, que los corruptos tendrán que abandonar sus escondrijos e irse del país, porque aquí ya no tendrán cabida; que los malos funcionarios tengan que renunciar porque ya no serán tolerados; que los malos líderes de las instituciones dejen sus cargos, entonces ingresaremos a un tiempo de sanidad, lo cual aun es posible.

Para ello creo que los medios de comunicación deben también, a partir de lo más selecto de su personal, convertirse en difusores de estos cambios, somos una sociedad con leyes, no permitamos el salvajismo ni el desacato con programas alienantes, que es lo que más ha inundado la televisión, hasta se dan el lujo de publicar libros sobre esas aventurillas, como si se tratara de cosas dignas de emular, hasta han provocado suicidios y crímenes de personas que se presentaron en algunos de esos programas, en donde se desnuda la vida de personas con patologías, colocando esos torcidos modelos ante los ojos de niños y jóvenes que con poca imaginación consideran que eso es la sociedad digna de vivir e imitarse. Lamentablemente las escuelas, algunos clubes, municipalidades están siguiendo tras los pasos de estos distorsionados modelos, que surgen de la televisión comercial banal, enfermiza y rocambolesca.

Me siento aun muy fuerte, espero ver los albores de una nueva cultura nacional, de ver a mis hijos trajinar por estos nuevos caminos y así empecemos todos juntos a saborear los resultados en un día a día de recuperación, que nos tomará un tiempo, de seguro, pero valdrá la pena esperar, porque a cada instante estaremos viendo resultados positivos. Las malas noticias tendrán que ir desapareciendo de los titulares, para dar paso a noticias optimistas, positivas que reflejan voluntad de cambio y de esperanzas, para un país riquísimo que lamentablemente ha caído en manos perversas, pero que tendrán que irse, porque ya no habrá cabida para ellos, en un Perú que desea cambiar, que desea ser feliz y dejar una nación saneada a nuestros hijos, porque ellos son los que están reclamando que esto así sea. Hago este ensayo, alentado por amistades que están ya hastiados de vivir cada día en medio de una televisión de aroma cloacal, abandonada educación, salud irresponsablemente atendida, etc., la gente está harta...

Dejo muchas cosas en el tintero, quizá siga ampliando este artículo, en base a sus preguntas, tal como lo estoy haciendo ahora, respondiendo a algunas opiniones e inquietudes, como estas tres que me hicieron al enlace de abajo:  1.- ¿De dónde estoy asido para opinar tanto sobre Perú?       2.- ¿Conozco realmente el país, para hablar por todos?  3.- ¿Qué tanto he trabajado, si digo que me accidenté siendo muy joven?

Un nuevo partido podrá salvar al país visiten: www.enmiperu.com Gracias

 

 
 

Retornar al índice de comentarios

Sus comentarios, opiniones o preguntas.