Paquetes Publicitarios Internet para empresas, paginas amarillas peruanas, publicidad economica eficaz, gratis, negocios tiendas, profesionales, oficinas, peluquerias, hosting, web, subdominios, Lima, Peru, Directorio de empresas y profesionales en Peru, hoteles, hostales, transporte de pasajeros, clinicas y hospitales, colegios, institutos de enseñanza superior, agencias de viajes y turismo, fiestas infantiles, florerias, salones de belleza, restaurantes, bazares, zapaterias, contadores, abogados, medicos, abarrotes, discotecas, distribuidoras, abogados actores, administracion ventas, atente, deportivo, agricultor, agronomo arquelogo, arquitecto, artesano, artista, asesores, legales, asistenta social, astrologo, auditor, barman, biologos, bomberos, cardiologo, carnicero, carpintero, cerrajero, cirujano, comerciante, computacion, comunicacion, audiovisual, comunicacion social, consejero, constructor, consultor, contabilidad, contable, contador, cosmeticos, cuidador, decorador, dentista, derecho, dermatologo, deshollinador, detective, dibujante, dietista, diseño, digital, economia, economista, electricistas, enfermero, enfermeras, tecnicas, entrenador, escultor, esteticas, exportador, fabricante, farmaceutico, farmacias, filosofo, fisioterapia, floreria, fotografo, funeraria, gastronomia, geometra, grabador, guia interprete, heladero, imprenta, informatica, ingeniero industrial, mecanico, agronomo, inmobiliaria, investigador, jardinero, joyeria, maestros, mago, mantenimiento, marketing, masajista, medicos, minero, modelo, modista, musico, negocios internacionales, niñera, notario, nutricionista, obstetra, oftalmologo, operador, optica, orquesta, ortopedica, panaderia, panadero, pastelero, pedicuro, peluquero, periodista, pintor, pirotecnico, policia, procurador, profesor, psicologia, psicologo, psicoterapeuta, psiquiatra, puericultura, relojero, reparaciones, restaurador, secretaria, secretariado, soldador, subastador, taxista, oficina, tecnico diseño grafico, tecnicos, telecomunicaciones, topografo, traductor, transportes, transportista, urologo, vendedor, venta publicidad, veterinario, visitador medico, zapateria, zapatero

Federación de periodistas de Perú FPP

 

counter widgetStats Of Website  

 
 

Hoy es 15 de Diciembre del 2005, hace 3 días salí de alta del Hospital "Guillermo Almenara" de EsSalud en Lima, donde ingresé el 2 y fui intervenido quirúrgicamente el 6, por un equipo de cirujanos liderado por el Dr. Andrés Mendoza,  todo va progresando dentro de lo probable y esperamos pronto poder dejar la cama, lo cual en estos días de calor es sumamente fastidioso, pero debo superar cualquier incomodidad, con valor y entereza. Hay momentos en los que, reflexionando mucho sobre mi estado, me deprimo enormemente y surge la idea de ponerme frente al teclado y escribir, ello me provee incalculables satisfacciones y me permite estar por encima de las vicisitudes. He sufrido durante muchos años los estragos propios de las úlceras de cubito, por ello me propuse contrarrestarlo y en ese empeño ahora fabrico Cojines y Colchones de agua, pero no siempre la vida fue fácil... y aún no lo es del todo, aunque la gran riqueza que tengo, son mi pequeña familia y los amigos que son contaditos..., todo ello es Bendición.

Justamente vinieron a casa una pareja de esposos y amigos, nos hicieron recordar sobre Mollendo, vimos unas fotos de aquella hermosa tierra, ello recreó los años vividos allí, pero al mismo tiempo empecé a recordar sobre las veces que visité regiones cercanas a la bella Arequipa, ya que Mollendo es la capital de la provincia arequipeña de Islay, punto de partida para este breve relato. En esa provincia existen otros distritos que conocí en la niñez y juventud: La Punta de Bombón, Cocachacra, Mejía y Matarani entre otros, como también los viajes a Puno, Moquegua, Tacna y posteriormente a Lima;  pero los mas fuertes recuerdos son de la familia con la que crecí y me refiero a los Najarro - Paredes, quienes a su vez me permitieron conocer a la familias Acosta, Bernedo, Pacheco, Valdivia,  entre otros lazos familiares cercanos.

 

Nací el 26 de Agosto de 1943, específicamente en el Hospital Goyeneche, mi padre se llamaba Guillermo Paredes Bernedo, Psicopedagogo, fallecido el 30 de Noviembre de 1980 y mi madre Doña Paula Romero Pinto, quien actualmente vive en Lima con el resto de la familia materna, con 8 hermanos, Eduardo, Leonor, Alejandro, Jorge Néstor, Roberto, Elizabeth, Carlos y Jesús; Eduardo, Alejandro y Roberto ya fallecidos. Todos son menores que yo.
 

Papá Guillermo 1943

Mamá Paula, tía Feli 1969

Jorge 1944

En mis primeros cinco años de vida, me criaron mis padrinos Don Máximo Flores y Doña Alicia Barrón, dueños de una famosa funeraria en la Ciudad Blanca, viví en la primera cuadra de la calle Mercaderes, centro de Arequipa. La mamita Alicia, como la llamábamos todos en la familia, era una dama de porte aristócrata y de corte muy ibérico, de un carácter alegre pero recto y muy amante de hacer dulces y pasteles. Hacía un helado de lúcuma para "chuparse los dedos". Sentarse a la mesa a degustar lo preparado por ella, era una ceremonia de recordar, nunca olvido los manjares que disfruté en su mesa y en su hogar. Hoy en Lima vive aún su hijo Alberto, el Dr. Alberto Flores Barrón, Notario público de renombre, quien es muy gentil en su trato y seguramente muchos de apellido Barrón son familiares de ellos. Pero a partir de los 5 años de edad mi vida transcurrió con quienes fueron para mi como mis padres, son tío Juan y tía Chepa, ambos fallecidos, tía Mary y la siempre recordada prima Lourdes ahora están en los EE.UU., con ella ocasionalmente nos comunicamos vía telefónica, con quien siempre es grato dialogar, igual con Pat su esposo. A partir de los años 50, viví en la calle Comercio 752 Mollendo, en la casa cuya imagen es la primera que aparece abajo.

           

La casa familiar en Mollendo            Tíos John y Chepa,           Mi prima hermana Lourdes.

Me tutela mi tía Josefa, a quien afectuosamente llamamos mamita Chepa, con quien estuvimos durante todo el 2002 en Mollendo,  falleció en Julio del 2004. Recuerdo a mi tía Mary, la mamá Mecha, mis primos, de todos ellos solo viven Jorge en Arequipa y repito, la tía Mary con mi prima Lourdes en EE.UU..  

Crecí en medio de las costumbres propias de la localidad, estudié en el Centro Escolar 961 y en el Colegio Nacional "Deán Valdivia". Mis estudios fueron de rendimiento término medio, sin embargo logro destacar en Matemática y Artes, pero al repetir el 5to. de Secundaria el 62, se produjo una de las infinitas reformas educativas en Perú y me matricularon en Letras. Ahora, me dedico a escribir sobre mis experiencias en Lima durante las tres décadas que viví allá, especialmente sobre los temas de salud, educación y seguridad social. Estudié primaria y secundaria en Mollendo y Arequipa en colegios privados y estatales. A la edad de 18, cuando estudiaba por segunda vez el 5to. de secundaria en la G.U.E. "Deán Valdivia" , fundé el semanario mollendino "LA RAZÓN", que no logra ver el cuarto número. Recuerdo a cada uno y todos mis maestros de aquel entonces, sin embargo destacan en mi memoria: el Prof. Carlos Cuba, el Prof. Cesar O’Brien, el Prof. Nicolás Flor, el Prof. Valderrama y muchos mas en Secundaria, pero de primaria recuerdo mas a los Profesores Guzmán, Napoleón Bernedo en Mollendo. 

Mi carácter era muy difícil e inestable, tal vez por la falta de un hogar propio, con padres y hermanos. No acepto la injusticia ni el abuso de los poderosos hacia el pueblo, creo que los gobernantes y administradores de un país deben ser honestos y no dar el testimonio equivocado de ciertos gobernantes en la última década del siglo XX y sus séquitos, quienes en su mayor parte se encuentran prófugos y otros en la cárcel. 

Las primeras letras y números los aprendí con mamita Chepa y también desde temprana edad estudié piano. Aun recuerdo a la edad de 8 años, interpretaba música instrumental en las veladas literario musicales del "San Vicente de Paúl", así se llamaban las actuaciones escolares, recuerdo la canción "LINYERA SOY", como música de fondo para una representación teatral de mis condiscípulos o "El claro de Luna" de L. V Beethoven. Con el tiempo me dediqué durante algunos años a componer canciones de diversos géneros, intervine en algunos festivales como Ancón, Lima, OTI, etc. En ese tiempo no había jardín de infancia, aunque si transición, grado que obviaron, porque en casa había ya aprendido a leer y escribir, intentaron ponerme en tercer grado, a cargo de la inolvidable Madre María Rosa, pero los alumnos eran mayores y me hacían pasar muy malos ratos, igual sucede en el segundo grado, recuerdo a la profesora la Srta. Carmen, así que optaron por ponerme en el primer grado, después de todo ya había cumplido los siete. La profesora la Srta. Pío, el Colegio "San Vicente de Paúl", Mollendo, año 1961.

Como ya casi todo lo que debería aprender lo sabia, las clases resultaban aburridas, allí comienzan mis problemas de escapismo, lo cual después concluí, no eran motivados solo por mi aburrimiento, sino como una manera de hacer notar mi protesta, por no tener un hogar, con mis padres. No los conocí hasta muchos años después, cuando me accidenté el año 1972.

La mamita Chepa, se desvivía por educarme y lo hizo de la mejor manera, pero yo era muy rebelde y travieso. Estudiaba Inglés con la Sra. Maruja Salerno de Cuba, esposa del Profesor Carlos Cuba Valdivia,  Piano con la Sra. Evita Morales Muro y estaba siempre tras los artesanos que llegaban a casa para realizar cualquier tipo de trabajo o compostura. Sea el carpintero, pintor o electricista, allí estaba alcanzando herramientas o simplemente mirando lo que hacían y cómo desarrollaban sus destrezas, lo que mas tarde me sirvió mucho para desenvolver lo adquirido en esas observaciones infantiles.  

 

           Estación FF.CC. Arequipa                               Cumpleaños 10 en Arequipa, 1953

Por mi carácter, tenia que cambiar continuamente de colegio y hasta de residencia, ya estaba con tía Mary en Arequipa o con mama Mecha en la misma ciudad o retornaba a Mollendo con mamita Chepa, todas hermanas de mi padre, lo cierto es que terminé la primaria en el puerto de Mollendo, con el Prof. Guzmán en el Centro Escolar 961, en donde también recuerdo a Don Napoleón Bernedo, mi primo.

Recuerdo esas vacaciones, era Diciembre de 1955, pasé toda la temporada de verano en la playa, es decir me escapé de casa y los tres meses los pasé en la playa, en ese tiempo las carpas permanecían en las orillas y pues me quedaba a dormir allí. De día realizaba trabajos temporales y me agenciaba la comida. No es que tuviera necesidad, sino que huía de la casa de mamita Chepa y trataba de encontrar sosiego en las escapadas.

Por esos tiempos, para ingresar a la secundaria se tomaba un examen llamado de Madurez Mental, recuerdo que aplicaban por primera vez en Perú el Test de California, ahora lo identifico y logré desarrollarlo sin preparación, ya que el día de la prueba me presenté en casa, ya que me enteré del tal examen y logro obtener un destacado lugar en los resultados.

Estudié la secundaria con beca, pero del mismo modo que la primaria, es decir con escapismos, como resultado de mi inmadurez emocional y las carencias de afectividad de padres y hogar.

Toda la secundaria fue accidentada, me refiero a la conducta, no era apropiada, aunque mis logros eran término medio, pero aun así llego a 1960 y estudiaba en aquel entonces en la G.U.E. "Deán Valdivia" el quinto de secundaria, estábamos a fin de grado, en Diciembre de 1960 y decido presentarme voluntario a la Marina de Guerra, por solidarizarme con un amigo de la vecindad, el logró ingresar mas a mi me desembarcan por deficiencias de visión.

No queriendo regresar a mi pueblo, desde Lima parto en un bus y me bajé en el cruce con Arequipa, km. 48,  de allí viajo a Juliaca donde realizo, a la edad de 17, la tarea de Profesor Particular de Matemática. En ese pueblo de Juliaca, el Mayor Jefe de la Circunscripción Territorial era Profesor de otra academia de Matemática, me hace detener y por indocumentado me enrola en las filas del ejercito, donde serví hasta fines de Marzo de 1961, me dan de baja un día lunes, primer día de clases, aun con el uniforme del ejército que era caqui, idéntico al uniforme escolar llamado comando, sin llegar a la casa de la mamita Chepa, desembarco frente al Colegio Deán Valdivia, que estaba a la entrada de Mollendo e inicio mi primer día de clases, repitiendo el 5to. de Secundaria, por eso soy considerado en dos promociones, la de 1960 y la 1962. 

Transcurro el año 1961 haciendo servicio militar, ya que me reclutaron en Juliaca donde me encontraba sin documentos y pues por la talla y desarrollo me enviaron a un cuartel a servir en el ejército, esto fue por el lapso de 11 meses, ya que tuve que solicitar mi baja por ser menor de edad y porque tenía que ingresar al 5to de Secundaria en Marzo de 1962. Estudié el 5to. de secundaria de manera brillante durante el año 1962, en la entonces Gran Unidad Escolar "Deán Valdivia de Mollendo", fui el abanderado de la escolta, Pedro Denegri era el brigadier.

  

Con tio Juan Najarro Revollar en la escalera de ingreso al Deán Valdivia 1962

A partir de 1962, en que reingreso a la secundaria, a la especialidad de Letras, empieza para mi una nueva etapa de mi vida, sin embargo la rebeldía continuaba. Eso de escapista, era raro, cada navidad, me escapaba de la casa, para retornar a fines de Marzo o al inicio de clases, esto era siempre así, casi un rito Para esto, antes, en 1961, hice amistad con Alejandro, un morenito, cuya tía tenia una tienda en Cruz Verde, Arequipa, y con el nos escapamos a Lima, él a buscar a su padre y yo a mi madre.

Juntos emprendimos esa aventura y llegamos a Lima después de varias peripecias, trabajando en lo que fuera posible. Llegamos a una dirección que él tenia en Francisco Pizarro, Rimac y encontramos a su padre, Don Pedro. Era un viejo carretillero, que se dedicaba a movilizar, en su carretilla, carga del mercado del distrito de Rimac. Ese trabajo lo realizaba todo el día y por las tardes compraba vino embotellado, sabe Dios dónde y con su pareja se dedicaban a beber hasta embrutecerse, para por la noche dedicarse al sexo de manera brutal y grosera.

Con Alejandro dormíamos en el único cuarto que Don Pedro tenia, y teníamos que ser testigos de sus brutales arrebatos, en los cuales la escuálida mujer que le acompañaba, parecía disfrutar con ese trato. No soportamos muchos días y decidimos ir en busca de mi madre. Para ello, yo tenia una dirección en Pasaje Carlos Bondy y me encaminé a ese lugar, que previamente había averiguado y con unos cuantos soles que había logrado reunir ayudando en la carretilla a Don Pedro.

Llego a la dirección y por una ventana alta, que estaba cerca de un poste de luz, me contesta una mujer diciéndome que efectivamente allí había vivido la Sra. Paula Romero, pero que hacia unas semanas se había marchado a la invasión de Comas, lugar que en ese entonces era una pampa, pero que fue escogido para una invasión en busca de terreno y vivienda propia. No se imaginan como me sentí, era casi imposible localizar a mi madre en una zona a la cual se llegaba en unos buses destartalados , lejos y camino terroso. La mujer que me atiende me dice, por que no coloca un aviso en Radio La Crónica, pero yo no podía hacer eso, ya que me había escapado para buscar a mi madre y lo que menos me gustaría es que me localizaran.

Nunca me había alejado tanto de mi casa, mas de mil kilómetros. Así que decido enrumbar a Comas, busco los buses y pues allí fui. Cuando llego, me encuentro con una zona donde habían miles de personas viviendo en esteras y maderas, ( 1961 ) sin embargo localizo un lugar donde exhibían películas, para ello utilizaban motor y por allí me quedo trabajando unos días, tratando de averiguar algo, pero nadie me daba razón. Era mucha la gente que allí estaba, no tenia dinero y en verdad el trabajo que conseguía abriendo zanjas era matador. Decido regresar a casa, desilusionado.

El destino me tenia preparado mas sorpresas. No era el momento de conocer a mi madre, lo comprendí después, cuando accidentado en Arequipa en 1972, es decir una década después, me envían nuevamente a Lima. Allí rememoramos que una hermana de mi madre llamada Victoria trabajaba en el parque San Camilo Arequipa, y a esa señora yo le frecuentaba y bromeaba, sin saber que era mi tía, nunca se me ocurrió preguntarle mi nombre ni yo darle el mío, simplemente le compraba cosas y bromeaba. Lo mismo pasó cuando viajé a Moquegua, donde estuve varias veces, incluso una vez recuerdo a una seño0ra que iba a colocar inyecciones a una vecina donde yo vivía, se llama Carmen, resulta que después me enteré que ella también es hermana de mi madre, pero solo nos saludábamos y eso era todo, incluso ella iba a escuchar música donde yo trabajaba de pianista, pero nunca se nos ocurrió conversar o darnos datos. A las dos hermanas de mi madre volví a ver años después de accidentarme.

En 1963 ingresé a la universidad en muy buen puesto, sin embargo, a pocos metros de donde vivía mi familia, estaba situada un Templo Adventista, adonde yo asistía con regularidad a las conferencias, pero esa vez logro conocer a unos jóvenes que estaban culminando su carrera de Teología y me impresiona especialmente un joven pianista, Rubén Montero, también a Diego Mallca, a Samuel Lescano, al Dr. Smith, al Dr. Chaij, es decir los conferencistas y los otros, integrantes de un cuarteto de voces muy bien entonados. Posteriormente los encuentro, después de tres décadas, en Lima. Bueno, ingreso en 1963 a la Iglesia Adventista, conocí a Renny, una linda chica arequipeña, pero no era con quien tendría que casarme. Años después, en el 2000,  cuando viajo con Katty a Arequipa, visito su casa y su familia y fue grato encontrarme con su buena mamá y su hermana Anita.    

Lean: Los recuerdos motivan...2

 

 
 

Continúa.

Pagina de Mollendo Exalumnos C.N. Deán Valdivia Mollendo