Mensajes de esperanza Peru Jorge Paredes Romero Periodista humanista, Asesores, Con nosotros tendrá una excelente página Web, posicionada en todos los buscadores mundiales,Su informacion sera colocada en la Web con gran sabiduria, Ud. figurara en un Directorio de publicidad nacional y mundial, Su pagina web posicionada de privilegio, Hosting, Domain, Asesores Gratis, publicidad economica, eficaz, buscadores mundiales web, Pagina web, publicidad economica, eficaz presencia, total, buscadores mundiales, Peru, Hosting, web posicionada, asesoria empresas, comerciantes, artistas, profesionales, tecnicos, negocios Peru, haga negocios, seo, pagesworld, mayores ventas, mejores ganancias, utilidades, dominios, alojamiento, domains, diseño, consultas, compradores, comercio internacional, nacional, compras, ventas, marketing, mercadeo, software, estrategias, herramientas, analista, bigdata, internet

website counter widget

Hacer clic aquí    Un mp3 de audio se abrirá en una nueva pestaña, es decir podrá seguir la lectura de líneas abajo     O ese otro de más calidad
     

22 de Julio del 2014

 
 

Si fuera joven y salud lo haría...

Jorge Paredes Romero

 Periodista y humanista peruano

 

Artículo 46°.-  (Constitución Política del Perú) Nadie debe obediencia a un gobierno usurpador, ni a quienes asumen funciones públicas en violación de la Constitución y de las leyes.
La población civil tiene el derecho de insurgencia en defensa del orden constitucional.
Son nulos los actos de quienes usurpan funciones públicas.

Por todo lo que viene sucediendo en mi patria, en verdad quisiera tener juventud y energía física suficientes, para abanderar aquí en Perú una insurgencia, al amparo de la Constitución; enarbolar la bandera de la equidad, la justicia y la inclusión y erradicar de manera radical a todos los ladrones, corruptos y traidores, que se han apoderado del gobierno y todos los estamentos administrativos, sea vía electoral o burocráticamente, funcionarios que se han adueñado del país y están disponiendo de los recursos fiscales, para proveerse de todo cuanto les da la gana, dejando al resto de la población en una situación desesperada, creando con esto una situación caótica, que enerva a las masas, pero frente a la presencia de una guardia pretoriana, amparada por una ley que les da impunidad, la mayor parte de la población se siente arrinconada, pero esta situación podría cambiar, creo que la paciencia de las masas tienen un límite, que a mi juicio hace rato ha sido superada.

Pero también, lamentablemente, la ciudadanía mayoritariamente no tiene mecanismos, herramientas, ni estrategias suficientes para defenderse de los hampones que se han encaramado en casi todos los cargos del estado, sean gobierno central, regional o locales, en cada uno de los veinticinco gobiernos regionales, 274 alcaldías provinciales y 1842 municipalidades distritales, además de los 130 congresistas que representan a todo el país, es decir en la mayoría de estos 2144 palacios de gobierno, instalados en todo el país, incluyendo los palacios de Lima que son tres, el presidencial, el legislativo y el judicial.

No tengo ni el más mínimo temor de decirlo, con claridad y fuerza, ni me tiembla la mano al escribirlo, al decir que la mayoría de estos 2,271 individuos que nos están gobernando, está cometiendo abuso de autoridad, y además está incumpliendo el mandato de velar por la vida digna de cada uno de los treinta millones de peruanos que han confiado en ellos, a estas 2271 personas, les hemos conferido los ciudadanos mayores de dieciocho años en Perú, vía urnas electorales, el poder suficiente para gobernar, pero no todos lo están haciendo ni siquiera en lo mínimamente aceptable, están comportándose indecorosamente por decir lo menos, algunos han dejado que otros u otras usurpen el poder, han permitido que se formen en sus palacios, bandas dedicadas a esquilmar a los contribuyentes y ellos mismos, es decir quien detenta la autoridad, se dedican a negocios sobre licencias, autorizaciones, donaciones, etc. y mediante estas concesiones están regalando el país, están permitiendo el saqueo y ellos mismos están haciéndolo, junto a sus bandas organizadas y respaldados por las malas fuerzas armadas y policiales.

Todo el país se encuentra en manos de estos facinerosos, quienes engreídos por haber sido elegidos como presidentes, congresistas, otros como alcaldes y presidentes regionales, consejeros y regidores, que son más de 12 mil personas, y ellos a su vez han nombrado funcionarios y empleados afines, a sus amistades, familiares y compinches, para entonces con la plena confianza que todo estará bajo su dominio, dedicarse a sus latrocinios, con la licencia que les hemos conferido al elegirlos como autoridades, confiando que al delegarle ese poder, estaremos bajo una sana administración de los recursos del estado, orden en la caja discal y todo cuantos ellos recauden durante el ejercicio de su mandato, pero no es así, hemos puesto miles de gatos como despenseros.

Mientras tanto ¿qué sucede en el país?... La mayor parte de los medios de comunicación han levantado todo un circo a nivel nacional, ahora estamos expuestos a lo que esos medios de comunicación nos entregan día a día, mediante revistas, diarios, series televisivas y una enorme variedad de programas, con degradados contenidos, como por ejemplo ayer lunes al mediodía, un canal de televisión coloca en pantalla a un cumbiambero y una periodista, como la pareja del día y a una ex congresista, que antes fue solo una bataclana, ahora protagonista de escándalos, refiriéndose a un fulano llamado “el hueberto”. Por otro lado nos entregan temas como el caso Fefer, o el caso Edita u otros casos que no son más que refritos, como el caso florcita, o cualquier otra bailarina, futbolista o cumbiambero que se preste a estos menesteres, en los que ganan sus billetes, publicidad y una innecesaria notoriedad, se prestan para ser cortinas de humo.

Encima de ello, aprovechándose de este desgobierno, las mal llamadas empresas de servicios nos cortan esos servicios por los que religiosamente les pagamos cada mes, sea la electricidad, la telefonía la Internet o el agua; en los mercados nos dan gato por liebre y en los centros educativos, aprovechándose de ese desorden, desarrollan curriculas desfasadas, del mismo modo en los hospitales se intenta curar enfermedades, utilizando terapias obsoletas, cuando en realidad lo que hacen es solo calmar o desaparecer los síntomas, recurriendo solo a placebos o fármacos, como antipiréticos, desinflamantes, analgésicos y uno que otro antibiótico que cumpla la misma finalidad.

En los centros educativos, se imparten asignaturas con syllabus que de poco servirán, para pertrechar al estudiante de conocimientos académicos suficientes, para superar las dificultades y los problemas que se le presenten en la vida, porque son contenidos anacrónicos y desfasados, incluso sin la calidad suficiente para articular, con la formación técnica o profesional a quienes buenamente puedan acceder a estudios superiores, un privilegio en Perú.

Por todo esto, no tengo ni el más mínimo temor en decirles, a este gobierno que es el peor que hemos tenido, a tal extremo que si tuviera, reitero, juventud y físico, lideraría esta insurgencia, para expulsar a todos estos lacayos del sistema, que lo único que hacen es robar, mentir y ampararse en la impunidad, que ellos mismos han creado para refugiarse luego de sus tropelías. Esa impunidad que les protege con sus amigotes en el poder judicial y encima de ello con policías y fuerzas armadas pertrechadas de una ley llamada la ley de la impunidad.

Si no díganme ¿quién podría creer ahora en un juez corrupto, fabricante de sentencias a pedido, acaso no estamos escuchando la forma como cierto estudio de abogados, al amparo del resguardo del Sistema, tiene todo calculado para seguir apoderándose de terrenos, blanqueando dinero y utilizar incluso reclusos para su fechorías de estudio? ¿Acaso podríamos creer en un cura, de los miles de violadores y aprovechadores de viudas y solteronas, que asisten a las parroquias para consolar al cura que los confiesa cada semana? ¿Acaso podríamos confiar en el policía coimero, que utiliza el arma que se le ha confiado, para cometer robos y asesinatos, porque tienen una ley que ahora les ampara? ¿Acaso podríamos confiar en un sistema sanitario como EsSalud, que se ríe de los asegurados, los verdaderos dueños de tal sistema y tiene funcionarios que a carcajada limpia, utilizan prensa, radios y recursos del estado para su propio beneficio?

¿Acaso podríamos creer en el congresista, que cada mes cobra la tajada correspondiente a cada uno de sus asesores, a los mismos que luego manda a planchar camisas o a lavarle los pies? ¿Creería Ud. en el maestro, que se aprovecha del cargo, para corromper a sus alumnas y luego para librarse del cargo, dedica todo un año para pagar mensualidades y así liberarse de la pena? ¿Podría Ud. tener confianza en las empresas, que dicen llamarse de servicios, cuando cualquier día amanece Ud. sin energía eléctrica, o quizá dos días sin agua y la telefonía cortada y sin Internet? ¿Una empresa que tiene asalariados algunos funcionarios del estado, llamados a proteger al ciudadano, pero hasta un ministro se comporta como un empleado más, que al entregar el cargo, aboga para que a esa empresa se le renueve el contrato, ¿no vimos acaso a un ex ministro de transportes, recomendando a su salida, que se renueve el contrato con Telefónica, ahora llamada Movistar? Y a propósito ¿por qué el cambio de nombre?

Pero eso sí, la mayor parte de los medios de comunicación están listos para fabricar las cortinas de humo, llámense Fefer, Edita, Florcita Andy V o cualquier caso que se les ocurra hacerlo crecer como la espuma, para tapar los acontecimientos que si merecen atención, pero que pasan desapercibidos, justamente por la humareda levantada a favor de los escándalos de la bocona Susy o quizá del hueberto o la paisana, que ganan dinero haciendo el ridículo en la pantalla chica.

Para ello, la mayor parte de esos medios nos presentan los romances de los combatientes, o las declaraciones ridículas del tipo que se ufana de ser bonito y de buen físico y que gana más dinero en dos años, que los que se logra con diez años estudiando arquitectura. Vaya manera de sentirse orgulloso y de qué manera tan ridícula el tal adonis.

Todo esto no hace sino abonar a favor de la insana politiquería, la misma que es utilizada por delincuentes de cuello blanco, para levantarse municipalidades enteras y dejarlas desiertas a la salida de cada gobierno, para que al inicio del siguiente, cuando sea reelecto, volver a las andadas y seguir robando a cara pelada, estos tipos, como decía mi abuelita “no tienen sangre en la cara, son unos cara’ e palo”, ya ni los de sillas de ruedas dejan de robar y engañar.

Estos sinvergüenzas, ocupan cargos desde presidentes, congresistas ministros, alcaldes presidentes regionales y no les importa ni lo más mínimo hacer el ridículo, con tal de cada mes cobrar los treinta mil soles y encima cantidades iguales en fiestas patrias, navidad y por su fuera poco, sin tener hijos en edad escolar, se cargan con una escolaridad de la misma cantidad y encima muertos y heridos, es decir todo lo robado durante los quince años que permanecen en el cargo, con vistas a continuar quince años más y de ser posible, morirse en el cargo y lo entierren con honores de alcalde.

Así como hablamos de alcaldes, también hablaremos de otros tipos conocidos como gays, que pululan en la caja boba, homosexuales, amanerados, otros travestidos, de groseras gesticulaciones y voces atipladas, haciéndose cargo de programas dirigidos a los niños y jóvenes, ensayando poses y emitiendo vocablos que luego son imitados por los televidentes y hay hasta jóvenes que hacen estos roles en las series y telenovelas, como si fuera digno de imitarse los comportamientos de estos invertidos, que deberían mantenerse alejados del espectáculo, porque no corresponde a una cultura tenerlos como parte de ella, ya que solo son una aberración de lo que corresponde a lo natural. Se reconocen dos géneros: varón y hembra y basta, lo demás resulta sobrando y además estos degenerados, deberían estar lejos del cargo público, porque representan un peligro para los niños y adolescentes, que lamentablemente terminan siendo pervertidos y luego arrastrados al submundo de la homosexualidad, en cuyo entorno su presencia casi siempre es acompañada de escándalos, crímenes y toda clase de delitos.


Con toda certeza que nuestro país, se encuentra en una pendiente de valores y moralidad cada vez más rampante, estamos descendiendo cada día más bajo, porque lo que debería convertirse en modelos a imitar, es lo que está frente a nuestros ojos, ya lo dije, gays, travestidos, bataclanas y figuretis, y encima hampones que se creen la divina pomada, porque les tocó su media hora de ganar unos miles de soles, sin darse cuenta que solo son exhibicionistas asalariados, por empresas que le hacen el juego al Sistema, con el circo que diariamente propalan por sus canales.

Qué haremos ahora para el 5 de octubre del 2014, en que nos toca elegir las nuevas “autoridades” y lo pongo entre comillas, porque en verdad me produce nauseas saber que muchos de ellos, la mayoría, se convertirá una vez más en delincuentes, porque para eso es que invierten en campañas, con mentirosos discursos y promesas rebuscadas, para solamente hacerse elegir y luego se olvidarán de lo prometido o dirán que es imposible cumplirlo, como sucedió con la promesa del balón de gas a doce soles y fuimos tan ingenuos, que dimos eso por cierto y ni siquiera son capaces de pedir disculpas y reconocer su error, se comportaron como meros demagogos, que solo buscaban el poder con fines nada santos y al final no lo desempañaba, fue su esposa quien lo hizo.

¿Podremos decir que en algún momento tuvo el país políticos honestos? Se me hace difícil encontrarlos, porque cada uno tiene su historia, de torcidos libretos, que solo hablan de aprovechamientos y cleptomanías muy bien elaboradas, de tal manera que se hace difícil probarles, en medio de la reinante impunidad, que ellos mismos van fabricando.

Creo que la policía se echó a perder, desde aquel día en que se dieron cuenta que solo son una guardia pretoriana asalariada, para defender a rateros encorbatados, creo que esos policías que fungieron de guardaespaldas y seguridad de muchos políticos, que dedicaban sus mejores esfuerzos y el dinero del fisco a sus amantes y a sus fechorías, a turbios negocios de los cuales fueron testigos muchos de estos uniformados, creo que eso torció en algún momento la voluntad del llamado a cuidar del ciudadano, para transformarse en lo que muchos de ellos son ahora, sus propios verdugos, sumándose entonces a los hampones que abundan ahora, entre limosinas y reuniones de empresarios e inversionistas nacionales y extranjeros, que están al acecho de lo que es fácil robar y así enriquecerse saqueando el Perú.

El país ha terminado por convertirse, en el almacén a donde acuden estos bichos, a proveerse de cuanto necesitan para guardar en sus cuentas bancarias, utilizando para ello el robo y el saqueo, con la ayuda de sus seguridades y el respaldo de los compinches, que ahora son llamados otorongos. Creo que han pasado ya muchos años, sin que nosotros nos hayamos dado cuenta que esto venía sucediendo vez tras vez, mientras nosotros felices recibíamos los cincuenta soles de aumento, ellos cargaban los billetes en carretillas; mientras nosotros nos creíamos protegidos con vasos de leche o comedores populares, ellos gastaban millonadas en viajes en donde se llevaban drogas y oro al exterior, banquetes y orgías. Incluso los cacareados programas sociales, han dado lugar a nuevos ricos, sino investiguen lo que viene sucediendo alrededor de los comedores populares, aquellos dirigentes eternos, que se van poco a poco convirtiendo en los nuevos ricos, con mansiones, vehículos y cuentas bancarias, de la misma forma que lo hacen los congresistas y muchos alcaldes, es la misma chola con diferente pollera.



Jorge Paredes Romero
Periodista peruano
Registro FPP 7703